It’s a wild world

Cuando joven era yo y cursaba la secundaria, estaba “convencido” que mi futuro estaba resuelto. Tenia echo un plan de esos que solo yo me atrevo a pensar. Tenia lista mi casa de dos pisos con carro en la cochera, perro fiel a mi lado y por supuesto a la mujer que consideraba en aquel tiempo, la mujer de mi vida. Lejos de todos aquellos sueños guajiros; lo que tal vez era mas importante y “seguro” era lo que yo quería ser de grande.

Durante mis 3 años de mi secundaria donde, la verdad, no batalle en casi nada;  tuve muchas cosas a mi alcance en todos los aspectos. Debo recalcar que nuca fui un niño mimado o consentido, solo fui un niño mas con barros en la cara y calentura. Durante ese tiempo de mi preparación y formación estudiantil, me relacione con varias personas, entre ellas la mayoría fueron mujeres. Tal vez sea por eso que en aquel tiempo pensaba en estudiar Administración de empresas o Mercadotecnia donde, aparte de otras cosas, el trato con personas era algo muy necesario.

Sin embargo, mi vida cambiaría bastante.

Durante los 3 años siguientes me sumergí, y tal vez hasta me perdí, en un mundo extraño pero placentero. Entre a estudiar la preparatoria (buen nombre para esta etapa escolar) y me dedique a renegar, tropezar, correr y seguir. Poco a poco con el paso de los días, la esposa que pensaba que tenia se esfumo con el alba cual cono de nieve con un niño. Aquello que tanto tenia en años anteriores se me fue de las manos, amigas, casa, carro, perro, buenas calificaciones y sobre todo, mi confianza.

Desde niño siempre queremos ser grandes y poder hacer cosas y cosas sin el regaño de mamá a una lado, queremos ensuciar ropa, mojarnos y andar sin abrigo, queremos vivir sin penas, como pensamos que los adultos lo hacen.

Me encontré en ese paso donde te dan la “dulce” bienvenida al mundo real. Me tope con cuartos solos donde hacia frio y no hay nadie quien te de abrigo, me tropecé y caí. Después poco a poco salió al mundo una nueva persona, un nuevo yo, poco o muy diferente al que era, no lo se. Tan así que que mi grupo de amigos.. se convirtió en eso, amigos, hombres, machos(creo). Claro, claro, seguí conociendo mujeres y queriendo a algunas de ellas, pero jamás me enamore de nuevo. Esa capacidad de hablar y hablar je, no volvió jamás, se fue con el tren de las 10 y nunca regreso.

En fin, decidí vivir diferente y comportame diferente, me decidí por estudiar otra carrera. Tal vez mi padre influyo en mi decisión, tal vez y solo tal vez, me deje llevar por el como sonaba. Si, me decidí por Sistemas Computacionales y emprender un camino totalmente nuevo, el que nunca pensé ni me prepare para ello.

No por eso me siento mal, ni infeliz. En base a todo lo anterior me encuentro haciendo lo que quiero y como quiero. Solo me bastaron 6 años de mi vida para hacer y deshacer mi vida, para encontrar el camino y después cambiarlo, para ser quien soy.

Pienso que la vida de una persona sin duda, se rige por momentos y decisiones. Momentos que vas teniendo día a día y que pueden ser buenos o malos. Decisiones que le dan ese rumbo a tu vida. Momentos y decisiones que tu los escoges, que tu los manejas. Momentos para recordar, decisiones para mejorar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s