Hace mucho

Hace mucho que no sentía molestia o enojo.
Hace mucho que no sentía este balde de agua fría caer sobre mi cuerpo.
Hace tiempo que no sentía que “me habían dado mi merecido”, como hoy.
Hace tiempo que no sentía mi ánimo derrumbado hasta el suelo.
Hace tiempo que no evitaba una mirada, por temor a perderme, por temor a dejar caer todas estas barreras que he puesto para que no pases.
Hace tiempo que no me sentía cómodo en mi lugar. No fue lo que planeaba, no era para nada lo que esperaba, no era nada y ahora se convirtió en el todo.

Hay desconcierto en mi mar de pensamientos, la marea esta alta, el mar esta picado y no sé cómo apaciguarle.

Hace tiempo, mucho tiempo tal vez, te perdí porque te deje ir, porque no te detuve.
Hace mucho tiempo que no veía frente a mí tu silueta. Hoy la he visto unirse con otra, con la de el, formando una sola.

Ahora entiendo muchas cosas a mí alrededor, se han caído los naipes de mi castillo y todo esta hecho un ligero desmadre.

Mejor tomare mi trago de jalón, después me levanto y me voy. Quédate con mi sonrisa coqueta y el recuerdo de mis ojos tristes.
Mejor quédate tú, con el.

Celosa

“Trato de vivir cada día como si hubiera decidido volver a ese día, de disfrutarlo como si fuera el último día entero de mi extraordinaria vida ordinaria”
Película: About time

La muerte está enamorada de nosotros y nosotros somos unos desgraciados con ella.
La muerte tiene envidia que sepamos respirar y que podamos suspirar.
La muerte se pone celosa de aquellos que se esfuerzan en escalar montañas llenas de complicaciones, que se mantienen ocupados logrando objetivos diarios, de aquellos que no les importa en donde ni el cómo sino que se dedican a disfrutar del momento en el que están.
La muerte te envidia el que puedas caminar sin rumbo, andar bajo la lluvia y correr sin parar.
Es envidiosa de tu capacidad de respirar, de que puedas caminar, de que puedas tocar y que puedas comer.
A ella nada le sabe, nada le complace, solo tiene un objetivo.

En el momento justo, presentarse ante ti.
Nunca sabes cuándo será, nunca sabrás cómo lo hará,
solo sabes que por más que te escondas, hagas lo que hagas, te encontrara y ella te seducirá.
No la sonsaques, no es necesario, solo ella sabe cuándo tocar a tu puerta.

Pero, a estas alturas de tu vida ¿qué haces para que ella se sienta celosa de ti, de tu vida?

Hasta luego

Siempre será más difícil una despedida que cualquiera otra cosa.
Te fuiste tal cual llegaste,  sin avisarme.

Se que así es lo mejor pero en verdad duele.
Queda un hueco grande y sin capacidad de ser llenado por alguien más.

Hay amistades que superan las distancias y las circunstancias.
Amistades que solo necesitan de dos seres dispuestos a disfrutarse.
Existen amores fieles,  que no pedirán más que regreses con una sonrisa en tus labios.

Existen amistades fieles.
Existen amores únicos.

Duele que pronto regresaré a ese lugar donde te deje por última vez y no,  no estarás.
Duele que no me pude despedir,  que no te pude ver por última vez.
Si,  duele, carajo, como duele.

Fueron grandes estos 8 años.
Fuiste la mejor compañera.

Si quieres conocer a un hombre,  observa como se despide de su mascota,  de su compañera,  de su amiga.

Te extrañaré mimi.

Publicado desde WordPress para Android

Queso y vino

La sed se anticipa al gozo de beber, el hambre al placer de comer.
El deseo es una promesa para el disfrute y la espera de la saciedad encumbra el deleite.
Comer con hambre y dormir con sueño son, sin duda, la mejor manera de existir.
Comer con furor y cerrar los ojos con desespero es como se debe vivir.

Fuente: http://www.larutadelquesoyvino.com.mx/

Sin rodeos

Unos lindos ojos con brillo propio y que paralice mi ser, como los suyos, seduce.
Una sonrisa que deslumbre todo a su alrededor, como la suya, enamora.
Una figura que altere mi ritmo cardiaco, como la suya, apasiona.

Pero más allá de todo esto lo que quiero de usted, sin ofenderle, es que me deje conocer sus defectos.
Saber qué es lo que le molesta, que le perturba.
Quisiera sentir como su respiración se agita ante las situaciones difíciles.
Ver esa otra personalidad que solo muestra ante su espejo, que tal vez nadie o pocos conocen.

¿Le gusta maldecir a diestra y siniestra?, ¿tiene usted manías?, ¿qué le molesta?

Bien dicen que: si quieres conocerle, habrá que verle cuando el sol se ha ocultado.

Si su personalidad no ha ahuyentado mi interés en usted,
si usted aun así sigue en mis pensamientos,
mi alma será suya y no tendré ninguna escapatoria.

Le demostraría que necesitare de sus ojos, de su sonrisa y su figura.
Que no podría vivir sin sus manías y sus defectos,
que viviría encantado de sus defectos y sus virtudes,
que sería suyo sin importar nada más.

Dejaré

No te dejaré dominar mis pensamientos porque no me he sentido aun completamente seguro de entregarte ese poder.

Mi razón no logra entender del todo por qué te puede parecer más interesante alguien que no sabe detalles de ti.
Ese alguien no sabrá de inicio que te gusta dormir abrazando la almohada, que te gustan las palomitas de maíz con cátsup, que tu café va con 3 de azúcar y mucha leche, que en reiteradas ocasiones mezclas la ropa blanca y de color con la intención de ahorrar agua.
Dime, ¿ese tipo de persona que no sabe nada de ti te interesa más?

Entonces, me convertiré en un desconocido para ti.
Dejare de recordar tu nombre y la calle donde vives.
Sé que te gusta mirar por la ventana antes de dormir, observar la ciudad y perderte en el infinito que demarcan las luces de la ciudad intentando comprender como tanta gente puede vivir sin pausas.

Estoy convencido de que la mejor forma de llegar a ti es hacerme un completo desconocido.
No me servirá de nada recordar por este momento cada uno de los detalles sobre ti y que me han enamorado.
Dejaré que el vacío se adueñe del espacio entre tú y yo. Me había esforzado en reducirlo en su totalidad pero no ha servido de nada por lo que veo.

Nunca dejaré de quererte pero si estoy seguro que he dejado de esperarte.

Nubes

He visto que se pueden tocar las nubes
sin besar tus labios,
sin tocar tus manos,
sin mirar tus ojos.

He sentido las nubes en mis pies
las he tocado con mis manos
y he respirado entre ellas…
Oh, dulce niebla matutina.

Adoro la sensación de estar entre ellas,
tocarlas por algunos instantes,
desconectarme del mundo tan activo,
concentrarme en este momento pasivo

Pero más me encantaría
ver tu rostro, besar tus labios,tocar tus manos y mirar tus ojos;
llevarte a las nubes conmigo, regalarte mis suspiros.